Reflexión #251: Entregar a Dios

“Encomienda al SEÑOR tu camino, y confía en Él; y Él hará.”
(Salmos 37:5)

Entregar y quedarse con una puntita, no es entregar. Entregar y estar preocu-
pándose en todo momento, no es entregar. Entregar y perder el sueño por lo que
se entregó no es entregar. No se engañe. O entrega, o no entrega.
Aquel que entrega, confía. Entrega porque cree. Entrega porque sabe en Quién
ha creído. Quien entrega sabe que Dios es suficientemente confiable para recibir
algo tan importante como su camino.

Deje la ansiedad de lado. No se preocupe por el día de mañana. Siga los pasos
enseñados por el Espíritu Santo en este versículo. Coloque su día de hoy en las
manos de Dios; confíe en Él y crea que todo lo demás – TODO lo demás – Él
mismo lo hará.

Quien entrega sabe que Dios es suficientemente confiable para recibir algo tan
importante como su camino, su vida.